Conoce de verdad que es el Botox

Botox-Tampa-Bay-Largo10 mitos acerca de su uso

Existen muchos tratamientos en la actualidad a los que podemos acceder sin necesidad de ir a quirófano, de hecho funcionan como preventivos, uno de ellos es el BOTOX.

Uno de los más populares es el botox, (toxina botulínica) una sustancia que se inyecta en la parte superior del rostro y que inmoviliza durante unos meses al musculo evitando que con la gesticulación diaria aparezcan más línea de expresión o las que ya se tienen se marquen más,.

Los 10 mitos más escuchados son:

MITO 1: Si me aplico Botox voy a quedar sin expresión y muy “estirada”
Este es el mito más común acerca del Botox. La verdad es que el Botox aplicado en cantidades adecuadas y en los sitios correctos, lo que se consigue es refrescar el rostro, haciendo que luzca más descansado y saludable, (por eso debe ser aplicado por un profesional).

MITO 2: “Después que se me pase el efecto voy a quedar más arrugada (o)”
Este mito es completamente falso, ya que al desaparecer el efecto del Botox, la arruga queda igual que antes, e incluso menos notoria, ya que la piel tuvo de 4 a 6 meses para regenerarse (aprovechando la relajación del músculo).

MITO 3: “Con el Botox la boca queda hinchada”
Este mito también es falso, ya que el Botox no se usa para aumentar el grosor de los labios porque no es un material de relleno.

MITO 4: “Se cree que al ser un componente tóxico no puede aplicarse muchas veces”.
Falso, en neurología se utilizan dosis mucho mayores e inclusive en niños. Además, lo que se recomienda, es respetar el tiempo mínimo de reposo que es de 3 meses entre cada aplicación para no tener problemas de la formación de anticuerpos. Cuando se forman anticuerpos el Botox puede durar menos tiempo de lo indicado.

MITO 5: “Hay cremas con Botox® o efecto Botox®”.
De ninguna manera una crema puede lograr los resultados que se logran con Botox® ya que actúa a nivel del músculo mientras que las cremas actúan a nivel tópico o superficial.

MITO 6: “Es peligroso aplicarse Botox®”.
Los efectos adversos aparecen en menos del 1% de los casos, y en caso de darse son leves, localizados y temporales. Pueden ser enrojecimiento y/o dolor en la zona de aplicación, algún pequeño hematoma o dolor de cabeza causado por la tensión en el momento de la aplicación.

Mito 7: “Botox® es para mujeres mayores de 40 años”.
Cada vez es más frecuente la aplicación de Botox® con efecto preventivo en personas jóvenes. Se recomienda su uso a partir de los 30 años, cuando empiezan a surgir las arrugas de expresión. Esto hace que las arrugas no se marquen en la piel, por lo tanto evita que se formen.

Mito 8: “Hay distintas calidades de Botox®”
Botox® es una marca. Cada marca de Toxina Botulínica Tipo A tiene un perfil de eficacia y seguridad. Botox® es la marca pionera y cuenta con más de 3.000 publicaciones acerca de su eficacia y seguridad, Otras marcas de excelente calidad y muy segura, por ejemplo, recordemos que botox es una marca, que se convirtió en un nombre genérico para referirse a este producto, pero existen otras como estas 2 últimas que funcionan exactamente igual o incluso mejor. Es importante pedirle al médico que muestre siempre el producto que está aplicando para asegurarse de que esté aprobado por los organismos regulatorios.

MITO 9: “La aplicación de Botox® duele”.
El Botox® se aplica por medio de micro inyecciones en forma muy superficial y es prácticamente indoloro. Los pacientes con umbral bajo del dolor pueden sentir como pequeños “pellizquitos”. No es necesaria la aplicación de anestesia.

MITO 10: Los músculos van a quedar rígidos permanentemente.
Después de 3 ó 4 meses el efecto de la toxina empieza a desaparecer, los músculos de la mímica retoman su actividad y las arrugas de expresión vuelven a su estado anterior, por lo tanto el efecto del Botox no es permanente.

Por: Antiage Medicina Estética

dejanos tu comentario