Kate Moss

Kate-MossPor: Andrea Menache

“I don´t want to be myself, ever. I´m terrible at a snapshot. Terrible. I blink all the time. I´ve got facial Tourette´s. Unless I´m working and in that zone, I´m not very good at pictures, really.” 

“Yo no quiero ser yo misma, nunca.Luzco terrible cuando me fotografían de forma instantánea. Realmente terrible. Parpadeo todo el tiempo. Tengo Cara de Tourette. Salvo cuando estoy trabajando, no soy muy buena en las fotos.”

Nombre real                          Katherine Ann Moss

Fecha de Nacimiento          16 de enero de 1974

Lugar                                     Londres, Inglaterra

Medidas                                83-57-88

Estatura                                 1.64m

Peso                                      48 kg

Facturación anual                10 millones de dólares (según Forbes)

“Kate Moss es la Marilyn Monroe de hoy en día” descripción del célebre diseñador francés John Galliano en el año 2002, al reconocer la inspiración que había aportado su amiga a su colección de Alta Costura para Dior de aquella temporada. Sin dudas Kate Moss es la antítesis de Marilyn Monroe en cuanto a belleza, pero ante su alcance mediático y poder de influencia Galliano no se equivocaba.

Moss nació en Croydon, en los suburbios de Londres, su madre era mesera y su padre agente de viajes. A los 13 años enfrenta el divorcio de sus padres y su familia se parte en dos. Ella queda con su madre mientras su hermano menor, Nick elige a su progenitor.

A los 14 años su delgada y andrógina silueta llama la atención de la cazatalentos Sara Doukas, (agencia de modelos Storm),  en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy. Un año después, en 1989 debutaba en London Fashion Week en la pasarela de John Galliano. Sin embargo, fue su primera tapa de revista la que despegó su carrera en 1990. Todavía adolescente, Kate protagonizó una sesión de fotos en topless a cargo de Corinne Day para The Face, publicación que en esa época marcaba las tendencias en el Reino Unido.   Fabien Baron, director de publicidad en los 90 de Calvin Klein vio esa sesión fotográfica e inmediatamente quedo hipnotizado por su magnetismo. Al poco tiempo le ofreció un contrato por ocho años para ser imagen de la marca. Este hecho fue crucial en la creación de la imagen de Kate Moss,  una modelo muy delgada, en blanco y negro, reducidas curvas, escaso pecho, una mirada atrevida y destructiva, línea estética que imprimió  para siempre su carrera. Ese mismo año logra su primera tapa de las más de 300 que realizó sólo para la revista Vogue, calcular el total en las que aparece es una misión imposible.

Kate Moss cambió los cánones de belleza en tiempos en que el predominio lo ejercían exuberantes supermodelos veinteañeras llamadas Cindy Crawford, Claudia Schiffer, Naomi Campbell, Christy Turlington, Linda Evangelista, Helena Christensen, Stephanie Seymour, Karen Mudler, entre otras. Su belleza y físico generaba una sensualidad distinta, un atractivo evocador que iba más allá de un rostro el cual incluso muchos no reconocen como bello.  En las páginas del libro “Kate Moss Machine”, Christian Salmon declara: “Kate Moss está más allá del deseo, cautiva más que excita.”

En 1993 Kate logra su mayor impacto mediático cuando se convierte en imagen de la fragancia Obsession de Calvin Klein. El anuncio mostraba el cuerpo de Kate casi desnudo, permitiendo ver su delgada figura en la pantalla. Algunos encontraron que su imagen lucia joven, infantil, y hermosa. En cambio otros notaron que Moss lucía demasiado delgada y que podría estar sufriendo algún trastorno alimenticio. Nace una polémica que la perseguiría durante toda su vida como supermodelo y personaje público mundial. Hasta el presidente Bill Clinton la nombra acusándola de anoréxica y se posiciona en contra de esa imagen vendida bajo la etiqueta de “heroin chic”. La propia marca Calvin Klein aprovecha el momento y lanza una campaña con ella llamada “Heroin Kids” hecho que no fue de mucha ayuda para revertir la situación.

Posar desnuda para esos anuncios, en especial los retratados por Herb Ritts donde aparece junto a Mark Wahlberg, fueron una pesadilla para la modelo. “No sentía que fuera yo en absoluto, me sentía realmente mal. No me gustó. No me pude levantar de la cama en dos semanas, pensé que me iba a morir”. Sentir que superó con el tiempo ya que en la actualidad a sus 38 años es una de las modelos que más fotografías desnuda ha hecho  y sigue haciendo.

Su primera aparición en el exclusivo calendario Pirelli, fotografiada por Herb Ritts, sigue ampliando el gusto por el desnudo de Kate Moss. Aun así, ella siempre ha dicho que no se considera sexy.

La fama de Kate Moss también responde a su escandalosa vida personal. Ella admitió haber comenzado a consumir alcohol y marihuana con tan solo 12 años. A medida que su carrera despegaba Moss continuó con su estilo de vida fiestero. La prensa británica, especialmente el Daily Mirror, han acusado a la modelo durante mucho tiempo de ser drogadicta, incluso este último debió retractarse y pagar por daños tras una demanda.

En 1998 Moss decide acudir a una clínica de Londres para poder rehabilitarse de su adicción al alcohol.  Lamentablemente su tranquilidad duró poco, ya que el 15 de setiembre del 2005 el Daily Mirror mostró en primera plana fotos de Kate, en las que inhalaba varias líneas de cocaína, en una sesión de grabación de los Babyshambles  junto a su novio el cantante de la banda Pete Doherty.  Debido a éste suceso, Moss pierde varios de sus contratos millonarios con distintas compañías, como ser H&M, Chanel, Rimmel, entre otros.

Moss también volvió a enfrentar acusaciones debido a su extrema delgadez. Se confirmó que la supermodelo sufría anorexia, a pesar de que nunca fue tratada en ningún centro médico. Su frase más escandalosa ha sido “Nothing tastes as good as skinny does” (Nada sabe tan bien como estar delgada). Esta confesión fue duramente criticada ya que al tratarse de una importante figura daba un pésimo ejemplo.

Una vez más la modelo decide internarse para su rehabilitación en este caso lo hace en la clínica Medaws en Phoenix y le pide a su madre que la acompañe. Al año siguiente vuelve renovada y en poco tiempo recupera las marcas que habían suspendido sus contratos como Calvin Klein y Burberry, entre otras.

Con una vida llena de vicios y excesos, sus relaciones han estado marcadas por el escándalo, los encuentros pasajeros y las drogas. De igual manera que su carrera, la vida amorosa de Kate ha sido seguida de cerca por la prensa, vinculándola con un sinfín de hombres e incluso también mujeres, River Phoenix, Leonardo Di Caprio, Daniel Craig -el nuevo James Bond-, la estrella de televisión británica Davinia Taylor, alegando incluso un trio entre Sadie Frost y el que era entonces su esposo Jude Law.

Hasta ahora la relación más estable fue la que mantuvo durante tres años con Johnny Depp (“la pareja de la década” tituló Vanity Fair). Según declaraciones de la propia modelo, él fue quien más la cuidó y le enseño algo muy valioso para sobrevivir a la fama “Un artista nunca se queja ni da explicaciones”  lema que adopto para su vida. Una relación muy intensa en la que se ven involucrados en todo tipo de peleas, incluida la destrucción de la suite de un hotel en Manhattan.

A fines de 1998, la tormentosa relación termina abruptamente cuando Kate es retratada besándose en un club nocturno con el cantante Lenny Kravitz.

El 29 de setiembre de 2002, nace su única hija, Lila Grace, fruto de su unión con Jefferson Hack, editor de la revista Dazed & Confused, de quien se separó dos años más tarde.

A comienzos de 2005 empieza a salir con el polémico cantante punk británico Pete Doherty al cual abandona después del escándalo de drogas que casi arruina su carrera. Finalmente el 1 de julio de 2011 se casa con Jamie Hince guitarrista de The Kills  y para la ocasión confía su vestido de novia a su amigo John Galliano.

Recientemente, Kate volvió a sorprender tras un cambio agresivo en su vida y con un favorecedor nuevo look, platinada y con flequillo, en la portada de la prestigiosa revista I-D. Es la nueva musa de la marca Mango, desplazando a la súper modelo brasileña Isabelli Fontana. Protagoniza la campaña primavera-verano de Yves Saint Laurent y es la imagen de Kerastáse. Mantuvo durante 3 años un exitoso  contrato en colaboración para Topshop como diseñadora y tiene su propio perfume.

Kate Moss, “la chica más imitada de Londres”, ha recuperado su status de supermodelo, y es la top por excelencia: mientras otras vienen y van como las modas de cada temporada, ella fue por delante. Mezclando prendas de Portobello Road Vintage con piezas de diseñadores reconocidos, lanzó a la moda las botas de lluvia y las estilo pirata, los shorts para todo el año, los “chupines” y reincorporó  el animal print nuevamente a la moda convirtiéndose en la musa popular adorada por quienes la etiquetaban de trendsetter o it girl  ganándose el lugar entre la lista de las mejores vestidas. Sin duda los 24 años de Kate Moss dentro del mundo de la moda han sido una constante rebeldía sin esperar a seguir ningún camino seguro porque ella hace su propio camino.

dejanos tu comentario