LA EVOLUCIÓN DEL “NAKED DRESS” O EL CULTO AL EXHIBICIONISMO

unnamed-2Hace mucho tiempo en una sonada fiesta tuve una revelación que tomé como palabra santa, ya que tal reflexión provenía de uno de los más atractivos hombres -a mi parecer- de nuestro país…  Hoy esas palabras sabias resuenan en mi cabeza “…insinuar es mejor que mostrar”, dicho que seguramente lo deben haber escuchado en varias oportunidades.

Lo que sucede es que por aquel entonces las mujeres llamaban la atención a través de pronunciados escotes o tajos en sus faldas que solían mostrar demasiado y casi siempre transitaban por el borde de lo vulgar. Ignorando que la seguridad y la confianza son buenas aliadas a la hora de vestir y logran los mejores resultados.

Pues bien; en la actualidad la desnudes no llama la atención, ni provoca demasiado. En un mundo donde el cuerpo no tiene secretos  -me refiero a esos lugares de la anatomía que solían ser reservados para su exposición en momentos de intimidad- y los límites del buen gusto y la elegancia se han debilitado, es momento de hacer un humilde reclamo…

Que vuelvan las galas en donde el vestir potenciaba la belleza, enaltecía las formas y deleitaba la vista y la imaginación. Hoy más que nunca, mujeres, sepan que insinuar tiene un efecto muchísimo más fuerte que mostrar. Qué el hecho de levantar la bandera de “free nipples” no me hace más mujer. No me interesa ser igual al hombre, prefiero destacar y valorar las diferencias enalteciendo lo maravilloso de ser mujer..

Una vez más la moda es el espejo de los tiempos modernos y el reflejo de la sociedad. Salir desnuda a la calle, permitiendo todo tipo de miradas, sin filtro ni control, forma parte del efecto que tanta exposición de la intimidad en redes sociales y afines entre otros provoca.

Amo el arte y me estremezco con admiración ante el talento que sólo algunos elegidos poseen convirtiéndolos en seres “extraordinarios”, tal es el caso de Rihanna, Miley Cyrus, Lady Gaga o Kate Moss entre otras tantas mujeres famosas que me rindo ante ellas por su trabajo y lo que representan, sólo deseo que sus imágenes no sean devoradas por este virus de mostrar todo y no dejar nada librado a la imaginación.

Aquí les dejamos algunos aciertos y otros grandes desaciertos de la tendencia  “Naked Dress”:

dejanos tu comentario