Las Gemelas Olsen

irmas-olsenMillion babes

Las leyes norteamericanas no permiten que los niños trabajen tiempo completo entonces los productores de “Full House” buscaron gemelas para ganar tiempo y poder filmar por más horas. Ahí Mary Kate y Ashley Olsen comenzaron su carrera como actrices en el año 1987, cuando apenas tenían nueve meses. Al poco tiempo ya eran adoradas por el público convirtiéndose en verdaderos ídolos infantiles que no pararon de cosechar éxitos.  Sus nombres, Mary-Kate y Ashley Olsen, son sinónimo de fortuna, se los asocia a un sinfín de artículos: perfumes, libros, videojuegos, muñecas, productos de belleza, accesorios, y un largo etcétera, incluso tienen su propia revista.

A los 18 años (2004) se convirtieron en presidentas de la empresa Dualstar (valorada en un billón de dólares) obteniendo el control total de la compañía y asegurándose así de mantener su marca en las tiendas. Todo esto ha hecho que figuraran en las listas de Forbes desde 2002, apareciendo en el puesto once de las mujeres más ricas del espectáculo en 2007.

En la actualidad las gemelas se interesan más por la moda que la actuación. Esta pasión como todo en sus vidas surge desde muy chicas, creando a los 12 años su primer marca de ropa para niñas que se vendía en tiendas como Wal-Mart. Hoy a sus 26 años, tienen tres marcas de ropa: Elizabeth and James (línea de precios medios), Olsenboye (línea adolescente) y tal vez la más ambiciosa The Row con la cual ganaron en los CFDA 2012 (los “Oscars” de la moda) a mejor colección femenina frente a Marc Jacobs. En dicha colección se encuentra el diseño de la mochila más cara del mundo denominada “Just One Eye”, realizada en colaboración con el artista Damien Hirst, elaborada en piel de cocodrilo del Nilo, valuada en 55.000 dólares. Las Olsen son verdaderos íconos de la moda y el estilo. De sus estudiados descuidos en el vestir nació el homeless chic seguido por cientos de fashionistas.

Las Olsen poseen más de 300 millones de dólares y sus empresas se han convertido en imperios pero sus vidas personales no pasan desapercibidas.

Radicadas en New York las gemelas comenzaron a mostrar sus fortalezas y debilidades que las hacen singulares. Ashley suele mantener el control y el liderazgo de la dupla mientras que Mary-kate despunta una personalidad más frágil, tiñéndose el pelo de pelirrojo o castaño oscuro y sobrellevando trastornos de alimentación, adicción a las drogas y sonantes amoríos -la muerte de Heath Ledger fue detonante de su última recaída-. cuya última conquista la vincula al hermano de Sarkozy.

Ellas mismas son sus mejores embajadoras vistiendo sus propias creaciones. Luego de toda una vida de sobreexposición sueñan con ser reconocidas únicamente como diseñadoras y que sus marcas se mezclen entre los codiciados logotipos de las firmas que antes se aprovechaban de ellas como estrellas mediática.

dejanos tu comentario