Léa Seydoux

63a40ba0-605f-49c3-9962-7319d4163326Alejada de los rumores de la industria sobre su escandaloso último rol como una estudiante de arte lesbiana en el film “La vida de Adèle, papel que contribuyó a que el film sea el ganador de la palma de oro en el pasado Festival de Cannes, Léa Seydoux revela su natural candidez al ser fotografiada por  Eric Guillermain en la reciente sesión para la revista Numéro Tokyo, llevada a cabo en el Pin-up Studio de París.

“En el Set, Léa es siempre imprevisible, salvaje, graciosa, o gruñona”. Comentó el recidente neoyorquino Guillermain, quien en su haber cuenta con trabajos para revistas como: Harper´s Bazaar y L´Officiel. “La mantienes capturada bajo la mira, y de repente desapareció, teniéndola que seguir hacia otro lugar.”

Seydoux, cuya atención internacional la obtuvo después de su rol en el film de Quentin Tarantino “Inglorious Basterds” y por ser la cara del perfume Candy de Prada, obtuvo una mención especial en Cannes por su performance como una seductiva, bohemia de cabello azul, que mantiene una relación con una bella colegiala de 17 años, interpretada por Adèle Exarchopoulus. Ambas actrices fueron elogiadas por la crítica por haber logrado la difícil tarea de recrear escena explicitas de alto contenido sexual de una forma muy bien manejada.

“Estoy muy orgullosa, y quiero mucho a Adèle”. Relató Léa sobre su compañera de elenco. “Ella es tan fresca y joven, que me fue de gran ayuda, a veces se hacia realmente difícil, sobretodo porque las condiciones eran muy duras. Filmamos por seis meses, los siete días de la semana, pero al final lo logramos.”

Sobre La Vida de Adèle…

“La vida de Adèle”, dirigida por Abdellatif Kechiche, se convierte en la favorita de la 66ª edición del Festival de Cannes al llevarse la Palma de Oro.

La película trata sobre Adèle y Emma, dos lesbianas de 15 años que emprenden una relación romántica y erótica a una temprana edad. Las escenas con cierta intensidad emocional y sensualidad, reflejan este lado pasional poco explorado del ambiente lésbico, mostrando las diversas facetas del amor.

El mensaje que el director intenta reflejar es cómo el desarrollo de una relación amorosa, en un ambiente poco conocido, resulta ser igual al de una relación convencional entre un hombre y una mujer. Trata de destapar tabús, prejuicios y convencionalismos sociales, mostrando a simples seres humanos en la exploración de su sexualidad.

Las escenas de sexo explicitas resultan ser delicadas e íntimas, permitiéndole al público  adentrarse en este mundo de diversidad sexual y visualizar la relación lésbica desde un plano sumamente pulcro.

Reseña por: Camille Berthelemy D-MODA

dejanos tu comentario