“MOSS VISUAL 16”; algo está sucediendo en Tres Cruces

unnamedVivimos en un mundo repleto de impactos visuales, publicidades, luces, colores brillantes, carteles de todo tipo y tamaño con el simple propósito de captar nuestra atención. Una sobre-estimulación de información, para la cual casi no tenemos tiempo ni capacidad de asimilar. En medio de este contexto, hace un par de semanas fui jurado de “MOOS VISUAL 16”. Una acertada iniciativa llevada a cabo por Tres Cruces cuyo principal objetivo fue mostrar moda y tendencias a través de las vidrieras. La acción incluyó la oportunidad de una capacitación en diseño y montaje -para todos los participantes y miembros del jurado-, a cargo de la reconocida “visual” argentina Ana Gianella de Espacio Buenos Aires.

Confieso que soy una apasionada de la estética, una buena vidriera puede atrapar mi mirada por varios minutos y ser un disparador de varios sentimientos. Soy detallista y llevo como herencia genes comerciantes de mis antepasados. Ingredientes por demás valorados en este ejercicio, el cual cambió para siempre mi visión sobre el arte de crear una vidriera.

Dicen que la primera impresión es lo que cuenta y un escaparate dispone de muy poco tiempo para transmitir toda la información que se quiere y además respetar la esencia de la marca. Sin embargo la vidriera de un comercio es el arma clave de venta y cumple el rol de presentador de los productos que se ofrecen, incluso hasta fuera del horario comercial. Es el nexo de comunicación entre el comercio y los potenciales clientes, por eso debe llamar la atención y reflejar el estilo de la grifa, sino se logra probablemente todo lo demás fallará.

“MOOS VISUAL 16” es una gran experiencia y oportunidad para un país que parece estar finalmente despertando en el área de lo visual, donde las ideas se convierten en estrategias para rentabilizar el punto de venta, captar la atención de los clientes y crear una imagen propia que las diferencie de la competencia.

Las vidrieras con encanto nos provocan mil y una sensaciones en tan sólo unos segundos de contacto visual. Pero crear “Escaparates de gran impacto emocional” con el poder de desatar emociones intensas con tan sólo una mirada es mérito de una grifa valiente y moderna que se atreve a transgredir los clásicos tópicos en busca de superación.

El poder de los escaparates en la acción de compra es mucho mayor de lo que imaginamos, cuando estamos enfrente quizá no lo apreciamos pero detrás de esa imagen hay mucho trabajo y nada es por casualidad.

Felicitaciones a Tres Cruces por el éxito de “MOOS VISUAL 16”.

By: Andrea Menache 

dejanos tu comentario