“Pretty Woman”; 25 años después…

Captura de pantalla 2015-04-21 a las 08.33.42By: Andrea Menache

El 2015 parece ser contradictorio, mientras presenciamos el estreno de “La Cenicienta” en la gran pantalla,  ”50 Sombras de Grey” despabila y desvela a las inocentes féminas. Pretty Woman una de las comedias más románticas  ,que aún hoy arrasa en audiencia, celebra 25 años. Aquella versión de una Cenicienta moderna protagonizada por Julia Roberts en el papel de una prostituta y Richard Gere en el de un hombre de negocios multimillonario caló hondo en toda una generación.

Hoy en sus bodas de plata repasamos algunos de sus icónicos looks, responsabilidad de la diseñadora de vestuarrio Marilyn Vance.

Fue en este film que Julia Roberts se consagró como “la novia de América” y es imposible no recordar su traje de prostituta, inspirado en un triquini con aires de los años 60, combinado con unas botas “mosqueteras” negras de charol, las cuales fueron estigmatizadas desde ese entonces reivindicándose estos últimos años.

Como olvidar cuando los protagonistas se van de compras por Rodeo Drive haciendo apología al más puro estilo de los años 90.

La transformación de “Vivian” después de un día intenso de compras cuando aparece de blanco en el Hotel Regent Beverly Wilshire cargada de bolsas o con el infartarte vestido rojo en el que se enfunda la actriz para asistir a la ópera. Este último estuvo a punto de ser negro, según confiesa Marilyn Vance pero luego de varias pruebas se eligió el rojo por se el que más la favorecía.

No podemos dejar de nombrar al little black dress, ajustado y con detalles de encaje y pedrería con el collar pegado al cuello, tal vez el momento más refinado de la protagonista.

Y por supuesto uno de los estilismos más recordados fue el outfit que lució en la carrera de caballos. Un vestido a lunares blancos, cuyo género fue encontrado por la diseñadora de vestuario en los almacenes Silks and Woolens. En un principio se había pensado que fuera largo pero no había suficiente tela así que lo hicieron por la rodilla y sobró un poco para el sombrero.

Ya al final poco queda de aquella prostituta con su estilo que pasaba las noches en el boulevard. Vivian luce sofisticada, femenina y elegante pero sin perder la esencia de su personalidad que trasciende su imagen… tal vez es buena idea volverla a ver este fin de semana…

dejanos tu comentario