Raf Simons

christian-dior“La moda no está para educarte sino para desafiarte”

Cuando la mítica casa Dior tomó la decisión de nombrar a Raf Simons para que ocupe el puesto vacante de director creativo que dejó John Galliano, todas las miradas fueron puestas en la carrera de este belga de 45 años que si bien le precede una larga trayectoria, no alcanzaba la popularidad de otros diseñadores como pueden ser: Marc Jacobs, Alber Elbaz, o Karl Lagerfeld.

En parte, porque a lo largo de su carrera Simons procuró no formar parte del círculo comercial, siendo un apasionado por la estética under e independiente. La carrera de Raf Simons desde sus comienzos se caracterizó por sus drásticos cambios. Graduado en diseño industrial, Simons comenzó diseñando mobiliario para varias galerías, y como interno en el estudio de diseño de Walter Van Beirendonck.

Al poco tiempo decide darle un giro a su carrera, para convertirse en un diseñador de ropa masculina, lanzando la grifa Raf Simons.

En 1999, es convocado para crear dos temporadas para la firma especializada en prendas de cuero Ruffo. Al año siguiente decide cerrar su marca para tomarse un año sabático, pero en el 2001 bajo la asociación de la manufacturera belga Gysemans la compañía retoma sus operaciones.

Su pasión por el diseño lo llevó a dar clases en la Universidad de Artes de Vienna, puesto que sostuvo hasta el 2005. Ese mismo año lanza una línea denominada Raf by Raf Simons, y en junio es convocado para ser el director creativo de la marca alemana Jil Sanders para las colecciones de hombre y de mujer.

Tres años más tarde colabora con la grifa Fred Perry para lanzar una edición especial, colaboración que se mantiene hasta el día de hoy.

Nutrido por el mundo que lo rodea, la cultura rebelde de la juventud, y las tradicionales líneas masculinas, Raf elabora colecciones que se basan en modernas proporciones, construcciones puras, y nuevas formas.

Tras seis años ejerciendo su cargo de director creativo en Jil Sanders, en febrero del 2012 anuncia que deja la casa, para tres meses después ocupar uno de los puestos más codiciados en el mundo de la moda, ser el director creativo de Christian Dior.

Generándose de este modo una expectativa mundial en cuanto a como sería su desempeño, desafío que logró sortear exitosamente, causando un impacto inmediato tanto en los entendidos como en los fieles compradores de Dior.

“Mi propia línea está mucho más ligada a mi pasado y a mi ambiente. Es más oscura, sucia, y mucho más under….”

“Insolación, desorden, incubación. Realmente representan ciertos aspectos de mi trabajo, básicamente los aspectos divertidos. Me recuerdan a mi juventud.”

dejanos tu comentario