Stella McCartney

Stella-McCartney-4“No se trata de cómo luce la prenda en un estudio fotográfico, o en la pasarela. Lo que importa es como luce en una persona real. Eso no es fácil pero es lo que es divertido.”

La diseñadora de modas Stella McCartney nace en Londres y comparte su crianza entre la capital y el campo. Es la segunda de los tres hijos que tuvo, el ex Beatle Paul McCartney con su mujer Linda. A pesar de ser la hija de una de las estrellas más grandes de la historia de la música obtuvo un estilo de vida sencillo que no se distanciaba demasiado al del resto de las chicas de su edad.

De todas formas, pronto nace en ella el espíritu artístico característico de su familia y se interesa por la moda. Es así que con tan solo 15 años logra su primer trabajo de verano como ayudante del diseñador Christian Lacroix. Al poco tiempo, en 1995 ingresa al St. Martin College de Arte y Diseño, donde obtiene excelentes calificaciones y el día de su graduación causa una gran sensación cuando las súper modelos y amigas Naomi Campbell y Kate Moss desfilaron sus diseños gratuitamente. Desde aquel entonces, sus primeros diseños ya manifestaban confianza, femineidad, y perfección en la confección. Adjetivos que la siguen acompañando en el transcurso de su carrera.

A tan solo dos años de haberse graduado, Stella es convocada para remplazar a Karl Lagerfeld, en la Maison Chloé. Fue el mismo Lagerfeld quien la entrevistó y apostó por la joven diseñadora. Su labor en Chloé fue un éxito indiscutible, logrando que sus creaciones se adaptaran perfectamente a las necesidades y deseos de las mujeres más jóvenes. Se calcula que su paso por Chloé incrementó un 500% la facturación.

La prestigiosa revista Vogue escribió: “Su primera colección para la casa Chloé, mostrada en Paris en 1997, rápidamente disipó cualquier duda sobre su talento.”

En 2001, ya con un reconocido nombre dentro del ámbito de la moda internacional, y con el apoyo financiero del grupo PPR (Gucci Group) destinado a la venta de artículos de lujo, Stella McCartney crea su propia marca, dedicada a la venta de prendas femeninas ready to wear, lencería, accesorios, anteojos, cosméticos, y ropa infantil. En Octubre de ese mismo año presenta su primer desfile en Paris, logrando cautivar a la audiencia con su majestuosa colección.

McCartney lleva su vida entera siendo vegetariana, y proteccionista. Sus colecciones así lo reflejan, ya que no utiliza ningún tipo de piel o cuero a la hora de crear. Incluso se rumorea que llegó a rechazar un trabajo en Gucci, porque la marca es amante de las prendas y accesorios en cuero.

Gracias a su inquietud por explorar nuevos horizontes, la diseñadora pudo alcanzar nuevas fronteras en el terreno laboral. Tal es así que en 2004 fue la encargada de diseñar los vestuarios de Madonna en su gira “Re-Invention Tour”, el de Annie Lennox para su gira de verano, y los de Gwyneth Paltrow y Jude Law para el film “Sky Captain y el Mundo del Mañana”.

Además en 2005, fue convocada por la firma H&M para diseñar una colección capsula de ropa accesible. La respuesta del público fue arrolladora, agotando las prendas de forma inmediata. La experiencia de diseñar para un público que generalmente no puede acceder a sus creaciones fue tan satisfactoria que al año siguiente repite la experiencia probando suerte con Target de Australia.

En 2009, es GAP, la cadena de ropa norteamericana, quien la convoca para diseñar una colección para Gap Kids y Gap Baby, que se comercializó en Los Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, y Japón.

Un año más tarde, McCartney acepta uno de los grandes desafíos de su carrera: diseñar una colección deportiva para Adidas. Contrato que le significó un acierto tanto comercial como profesional. A partir de su labor en Adidas, la diseñadora obtiene el cargo de directora creativa del equipo inglés en las Olimpiadas del 2012, desempeñándolo de manera muy satisfactoria.

En cuanto a su vida personal, Stella lleva 10 años de matrimonio con el editor británico Alasdhair Willis y es madre de tres niños. Para su ceremonia, McCartney decidió actualizar el vestido de novia de su madre con la colaboración de su amigo y en ese entonces jefe al mando de Gucci Group Tom Ford. La boda se convirtió en uno de los eventos del 2003, donde asistieron grandes celebridades como: Gwyneth Paltrow, Pierce Brosnan, y Madonna, entre tantos más.

Stella McCartney supo cómo ganarse un lugar dentro del universo de la moda, derribando el prejuicio de haber conseguido su éxito por ser la hija de Paul McCartney. Hoy en día, y con varios premios en su haber, McCartney pisa fuerte en las pasarelas más prestigiosas. Respetada por los más exigentes eruditos de la moda, así como también por su fiel clientela, compuesta por mujeres con un alto nivel de elegancia alrededor de todo el mundo.

Por: Verónica Lasarte D-MODA

dejanos tu comentario